Lila Martínez

Fundadora de Phenomena Animation Studio, Lila estudió animación tradicional en la prestigiosa Vancouver Film School.

¿Quién eres y a qué te dedicas?

Soy Lila Martínez y me dedico a animación 2D y storyboard.

¿Qué es lo que más disfrutas de tu trabajo?

Contar historias. Disfruto que la gente que llegó a ver mi trabajo le pude sacar una carcajada o le pude sacar una lágrima, que se identifiquen con el personaje, tanto en lo que cuenta la historia en general como con la actuación del personaje en sí.

Llegarle a la gente.

¿Y lo que menos te gusta?

No sería del trabajo en si, sería lo complicado que es, en México, el dedicarte a animación.

Que no hay dinero suficiente para hacer buenos proyectos. El dinero que hay se lo dan a personas no muy indicadas que no tienen siquiera estudios de animación o cine.

No es que esté en contra de los autodidactas, sino que tienen los libros pero no los leen. Bien podrían hacer bien las cosas si se enfocaran a buscar la información, porqué la información ya está afuera. Hay miles de libros, hay miles de cursos en línea.

Yo tuve la fortuna de irme a Canadá, de pagarme un curso allá, pero hoy en día tenemos acceso a todo. Don Bluth da clases en línea, GlennVilppu, muchos de los grandes artistas te pueden entrenar y aquí no lo aprovechan. Entonces lo difícil es lidiar, día con día, con este tipo de directores y clientes.

Igual, que los clientes creen que, tanto la animación como el contar una historia, es fácil y no. El contar una historia, Pixar por ejemplo tarda tres años en la pura historia, en la pura pre-producción, y la animación también lleva su tiempo y tienen el tiempo necesario para hacerlo.

Que siempre estás a las carreras y tienes que ingeniártelas. El caso, cuando estuve con Polo Polo tenía yo diez días pues era, bueno, en diez días qué tanto puedo lograr y poder aprovechar ese tiempo para contar una historia. Al final de cuentas a la gente lo que le interesa es la historia y la actuación, la animación y el dibujo ya pasan a un segundo plano.

¿Cual dirías que es tu equipo indispensable para trabajar?

Pues lápiz y papel como cualquier persona. Lápiz, papel, goma y en este caso que ya estamos más en la era digital, tanto por velocidad como por ecología tiene muchas ventajas la Cintiq en este caso.

La Wacom, la tableta en sí, yo la dejé de usar ya hace mucho y ya perdí esa conexión de dibujar en un lado y ver la pantalla en otro. La Cintiq, ya sea la de 21″ o la de 16″ y la compu.

¿Y hablando de software?

Ahorita estoy usando mucho el Toon Boom Studio que es un software realmente diseñado para animación, al contrario de Flash que es un software para web que funcionó muy bien para animación.

En Toon Boom puedes hacer animación tradicional, un paso intermedio entre el papel y el Flash, puedes trazar dibujo por dibujo directamente sobre la Cintiq.

En un comercial y varias películas que en las que hemos trabajado, para ahorrar tiempo y dinero, se trabaja directamente en digital con Toon Boom y la Cintiq.

¿Qué haces en tu tiempo libre?

Dibujar. Me encanta dibujar.

Generalmente voy al cine. Yo tengo que ir al cine cada semana a ver lo que sea. Hay veces que no hay nada en el cine y, bueno… si de plano no hay nada, nada que me convenza no entro, pero a veces cuando no hay blockbusters o no hay nada prometedor pues veo cual más o menos me late la historia y entro a verla y te encuentras sorpresas de buenas producciones qué les faltó algo de publicidad.

Pero si, como me dedico a contar historias aprendo mucho y no lo siento como parte del trabajo, el ir a ver una película.

¿Qué no puede faltar en tu iPod?

¿En mi iPod? Ay, aunque se rían… eeeem… Música de, er… de musicales. De Disney, de Broadway, uso mucho bandas sonoras, soundtracks, uso mucho eso para trabajar porque me pone de buenas y me relaja.

Es música que no me distrae, que puedo seguir trabajando y no me quita la atención.

Pero si, puede faltar todo menos esa, aunque tengo de todo en el iPod.