Renacimientos

¿Por qué será que mientras más se acerca el fin del año más filosóficos nos ponemos?

En realidad, si lo analizamos fríamente, el fin del año no es mas que una manera de marcar el paso del tiempo conmemorando el hecho de que nuestro planeta ha terminado de dar una vuelta más alrededor del sol.

Incluso el propio punto desde el cual decidimos medir esta vuelta es un momento que elegimos de manera completamente arbitraria de acuerdo a nuestras preferencias y gustos como especie.

Pero a pesar de todo el hecho es que el fin de año nos pone a pensar más de lo habitual.

En mi caso particular, últimamente me he sorprendido poniendo demasiada atención a la forma como paso mi vida. Si bien en realidad puedo decir que vivo feliz con lo que tengo, no puedo negar que algo dentro de mi se siente inquieto. Por experiencia sé que cuando ese gusanillo comienza a moverse dentro de mí es el momento de analizar mi realidad y, probablemente, cuestionarme algunas de las “certezas” que tengo respecto a ella.

Bien dicen que “en casa del herrero, azadón de palo”. Mientras que paso una buena parte de mi tiempo sentado frente a la computadora escribiendo código para lograr que lo que mis clientes imaginan que sus páginas de internet deberían hacer se transforme en realidad, de pronto me di cuenta que nunca había hecho el mismo esfuerzo para mi.

Steve Jobs alguna vez dijo que la parte más difícil de crear un buen producto no es saber que más ponerle, sino que más podemos quitarle hasta dejar lo que es realmente importante. Eso es lo que me propuse hacer al replantear mi presencia en la red.

Mi abuelo, uno de los grandes historietistas de su generación, solía decirme cuando empezaba mi carrera;

“Hijo, no seas como las tortugas que ponen cientos de huevos de noche, en una playa alejada, los cubren de arena y nunca nadie se da cuenta.

Mas bien se como las gallinas que aunque pongan un solo huevo lo cacaréan hasta que todo el gallinero se entera.”

Mi intención al crear este nuevo blog, a parte de compartir con ustedes algunas de las cosas que estimulan mi mente, es precisamente cacarear aunque sea un poco mis sueños, metas y logros; tanto personales como profesionales.

Bienvenidos a bordo y espero verlos por aquí muy seguido.